© 2023 by Odam Lviran. Proudly created with Wix.com.

  • Instagram Diego Alvarez
  • Tumblr
  • OCOTE

Antropología inversa

Me interesa la manera en que la cultura dominante históricamente ha exotizado y se ha apropiado de lo ‘lo primitivo’, lo indígena; y de qué manera podemos llevar a cabo una suerte de antropología inversa para desde una historia de colonización,  analizar, reflexionar y cuestionar los discursos hegemónicos.

 

A partir de la búsqueda, selección y recorte de imágenes provenientes de la revista National Geographic, en esta serie me interesa llevar las posibilidades del collage a su mínima expresión. El ensamblaje de dos imágenes  distintas, que al relacionarse en un mismo espacio se resignifican generando una polisemia mucho más amplia y compleja que las partes que la conforman. 

 

Utilizo además acrílicos fluorescentes para producir composiciones que integren la serie cromáticamente en un gran políptico. A través de estos ritmos y entrecruces cromáticos busco llevar a la imagen central a un territorio intermedio, efímero, como el de la imaginación o el pensamiento. Me gusta pensar cada ensamble en una especie de manifestación del inconsciente colectivo.

Cada pieza apunta a una poética de la imagen que devela paradojas del mundo contemporáneo, sus dinámicas e imaginarios de colonialismo y dominación.

Antecedentes

Guillermo Gómez-Peña hace alusión a la ‘antropología inversa’ como ese estudio del comportamiento del otro  invirtiendo los papeles tradicionales del ‘científico y ‘su  objeto de estudio’. En su propuesta, quien parecería tradicionalmente el objeto de análisis (el indígena, el colonizado), es en realidad el sujeto que analiza y estudia el comportamiento del otro (el blanco, el colonizador).

 

Esta operación se evidencia en su performance “Dos amerindios no descubiertos…” un performance ejecutado en la plaza Colón de Madrid como respuesta a las celebraciones conmemorativas del Quinto Centenario del Descubrimiento de América y que reprodujo en otras plazas y museos alrededor del mundo.

 

Su performance consistía en encerrarse en una jaula dorada durante tres días presentándose como amerindios de una isla recién descubierta llamada Guatinau, para la que realizaron un mapa ficticio y desarrollaron una lengua y actividades ‘tradicionales’ de su tribu.

 

 

Muchas personas que presenciaron el performance en realidad creyeron que se trataba de indígenas reales (como sucedía en las ferias internacionales del siglo XIX), a través de esta acción satírica, Gómez-Peña reflexiona y revierte el rol tradicional del exótico-primitivo-sumiso ahora convertido en un investigador que desde su performance devela y estudia el comportamiento del hombre blanco, colonizador, dominante.

Fusco, C. y Gómez-Peña, G. (1992) Dos amerindios no descubiertos visitan…